sábado, 6 de febrero de 2016

El amor y la furia

Por Carlos Rodríguez *
“Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo". El amor y la furia, o la furia del amor cuando no es correspondido por el otro, por los otros. Lohana Berkins pasó de no tener nada, ni material ni de amor y respeto, a ganarse la consideración de todos nosotros y el amor, un inmenso amor, que no tuvo en buena parte de su vida, pero que conoció y disfrutó en las últimas décadas, hasta el día de su temprana muerte. Y se fue siendo rica, por su inteligencia, por el humor y el amor que transmitía y que la convirtió en ejemplo de vida.
La conocía, le hice algunas entrevistas, pero la terminé de descubrir en las clases de Periodismo de Investigación que dábamos con Juan Manuel Mannarino en la Universidad de Madres. Para ser sincero, no puedo decir que fue “mi alumna”. Yo fui su alumno, aprendí de ella, de su valor por la vida, de la forma en que nos hacía correcciones por el lenguaje machista, insensato, ignorante. Un día, en plena clase, dio una conferencia sobre por qué no había que decir nunca más “hija/o de puta” a ninguna persona, por jodida que fuera esa persona. Ella luchó para que las personas trans pudieran alejarse de la condena de tener que prostituirse para sobrevivir.
Fuiste un ejemplo. Te vamos a extrañar, pero también te vamos a recordar, siempre. Gracias por todo lo que iluminaste.
* Carlos Rodríguez, periodista e integrante de la Comisión Interna gremial del diario Página/12.



martes, 8 de diciembre de 2015

Un ataque a la libertad de expresión

Comunicado de Página/12:

Desde hace cinco días la versión digital de Página/12 está siendo sometida a un bombardeo informático que prácticamente impide que los lectores puedan acceder a ella. Semejante bloqueo constituye uno de los mayores ataques a la libertad de expresión sufrido por un medio nacional en los últimos años.
El principal afectado, por supuesto, no es esta empresa editora sino el derecho a la información de los millones de lectores del país y el extranjero que día a día eligen a Página/12 como una fuente imprescindible para conocer e interpretar lo que ocurre en la Argentina y el mundo.
Las dimensiones del ataque y su sofisticación técnica han dificultado una respuesta rápida. A pesar de ello, el diario y sus proveedores informáticos están trabajando activamente en mecanismos de mitigación que estarán activos lo antes posible.
También se pondrán en marcha las todas las instancias legales que correspondan para que semejante agresión no quede en las sombras, como ha ocurrido con ataques anteriores sufridos por este medio de comunicación.
No solo los lectores de Página/12 y los que lo hacen cada día merecen tener esa respuesta, sino que es un requisito indispensable para que no corra riesgos la salud y continuidad de la cultura democrática que comparten los 40 millones de argentinos.


martes, 24 de noviembre de 2015

Repudio al editorial de La Nación y solidaridad con sus trabajadores

Los trabajadores y trabajadoras del diario Página/12, reunidos en asamblea, expresamos nuestro más enérgico repudio al malicioso editorial publicado el lunes 23, un día después del ballotage, en el diario La Nación, bajo el título No más venganza.
Desde el vamos, el editorial habla de “venganza” en lugar de decir “justicia” y pretende instalar de nuevo en la sociedad la teoría de los dos demonios. Hace una comparación imposible de sostener entre la agitación social que se vivía en la Argentina en los años setenta, enfrentando a una dictadura militar, con los recientes sucesos ocurridos en Francia. Nunca nada parecido sucedió en la Argentina de esos años como para hacer semejante comparación.
La Nación, siguiendo su línea histórica, busca la impunidad de los represores, tarea en la que terminó fracasando a partir del año 2003, por la decisión política de un gobierno pero sobre todas las cosas por el reclamo de justicia que habían logrado imponer las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los organismos de derechos humanos, acompañados por millones de personas en todo el país.
El editorial de La Nación intenta subirse al carro triunfante del presidente electo Mauricio Macri, quien supo enarbolar la teoría de los dos demonios, defender públicamente al subcomisario Luis Abelardo Patti, hoy condenado por delitos de lesa humanidad, y declarar en su momento que el pedido de detención internacional del hoy fallecido dictador chileno Augusto Pinochet era “un disparate”.
La Nación quiere la impunidad del genocidio y por eso, como trabajadores y trabajadoras, repudiamos el editorial y nos solidarizamos con los compañeros trabajadores del diario de los Mitre, que se han manifestado en el mismo sentido que nosotros.
Asamblea de Trabajadores del diario Página/12, 24 de noviembre de 2015.
 

martes, 20 de octubre de 2015

“Echale la culpa al duende”

Desde fines de agosto Página/12 se edita sin correctores. Compañeros/as que históricamente se encargan de que llegue a los lectores sin errores se han jubilado o han sido transformados en redactores, y los sobrevivientes sólo alcanzan a revisar títulos, bajadas y epígrafes. Desde la asamblea de Página/12 reclamamos que se cubran los puestos vacantes no sólo para evitar la sobrecarga de trabajo sino porque entendemos que se debe cuidar la calidad del producto, que es también una forma básica de respeto a los lectores. No advertir que se da por muerto a un moribundo es consecuencia directa de la decisión empresarial de ahorrar costos en puestos de trabajo. Ni Fayt goza de buena salud ni “el duende de las redacciones” tiene la culpa.

Una obra diaria, a pulmón

La sección Cultura y Espectáculos, con un promedio de siete páginas diarias, se hace actualmente con un editor, tres subeditores, tres redactores y un pasante que trabajan en la redacción. El resto de los periodistas trabaja desde fuera de la redacción en condición de colaboradores, algunos en la categoría de "colaborador permanente", otros relegados a la condición de "sub 24". A lo largo de los últimos cinco años un periodista renunció, una se jubiló, otro cambió de sección, otro tomó licencia. Ninguno de estos puestos de trabajo fue reemplazado.

El suplemento No se hace con un solo puesto de trabajo fijo: el del editor. En este suplemento se perdieron otros dos puestos de trabajo, ya que se hacía con un editor y dos redactores.

Este año se suspendieron la mayoría de los viáticos para los viajes de cobertura, tanto nacionales como internacionales. De este modo sólo se pueden cubrir aquellos infrecuentes eventos para los cuales los organizadores cubren la totalidad de estos gastos.


jueves, 15 de octubre de 2015

“SILLAS VACÍAS” EN PÁGINA/12



Ausencias en la sección Sociedad




Hace poco tiempo la sección tenía tres editores: Andrés Osojnik, Eduardo Videla y Horacio Cecchi.
Los redactores estables, con presencia en la redacción, eran Soledad Vallejos, Emilio Ruchansky, Pedro Lipcovich y Carlos Rodríguez, más el aporte de Mariana Carbajal, desde fuera de la redacción, más los aportes de algunos colaboradores, como Darío Aranda y Sonia Santoro, más dos pasantes que trabajan como redactores.
El fallecimiento de Eduardo Videla privó a la sección no sólo de uno de los editores de mayor experiencia, sino también de quien se encargaba de cubrir como redactor los temas más importantes -que manejaba la sección- relacionados con la Ciudad de Buenos Aires.
Soledad Vallejos está hoy cubriendo el espacio dejado por Eduardo Videla en la edición, lo que significa que por razones obvias, ya no puede seguir cubriendo en lamisma medida la gran variedad de temas de los que se ocupaba como redactora.
Esto significa que se ha cubierto el espacio en blanco que había quedado en la edición, pero de los cinco redactores fijos, sólo quedan tres: Carlos Rodríguez, Mariana Carbajal y el recientemente incorporado a la sección, Fabio Lannutti, que a partir de su nueva función ha dejado su puesto de trabajo en la sección Corrección, donde no ha sido reemplazado.
Soledad Vallejos es hoy editora, Emilio Ruchansky tuvo que dejar el diario en contra de su voluntad porque no aceptaron su pedido de tomarse seis meses de licencia sin goce de sueldo para escribir un libro, mientras que Pedro Lipcovich se está jubilando y ya no concurre a la redacción, lo que deja sin cobertura el área de salud, que estaba a su cargo, a la vez que se abre un interrogante acerca de la continuidad o no de las páginas de Psicología, de la que se encarga como editor.
Se mantienen las colaboraciones de Darío Aranda y Sonia Santoro, y la presencia en la sección de dos pasantes que trabajan como redactoras.
La diversidad de temas que tiene la sección (policiales/judiciales, información general, ciencia, salud, Ciudad, etcétera) hace que los dos redactores que concurren a la redacción (Rodríguez y Lannutti) y el aporte externo de Carbajal, resulten insuficientes para cubrir toda la información, muchas veces exclusiva, que reciben a diario y cuya publicación ha sido tradición de la sección y por ende, del diario.

martes, 13 de octubre de 2015

Dolor por la muerte de Diana Sacayán

La Comisión Interna de los trabajadores de Página/12 expresa su dolor por la muerte de nuestra compañera Amancay Diana Sacayán y manifiesta sus condolencias a su familia, a la vez que reclama el pronto esclarecimiento de un crimen que nos enluta.

En su labor cotidiana, en las calles, a través de su trabajo en el Inadi y de sus notas publicadas en el suplemento Soy o en el diario, Diana fue una luchadora por los derechos de las personas trans y una voz que se alzó en todo momento contra todo tipo de discriminación.

La ley laboral que garantiza el cupo para personas trans en la provincia de Buenos Aires, la lucha en favor de la existencia de consultorios médicos que no discriminen y la prédica por la toma de conciencia para que la prostitución no sea el único camino para ganarse el pan diario, fueron algunos de los muchos objetivos meritorios por los que luchó Diana a lo largo de su vida.

Con valentía supo afrontar las amenazas y las agresiones que sufrió por su condición sexual, pero eso no le hizo perder, en ningún momento, su alegría como militante, su coraje en la lucha contra la discriminación y su permanente solidaridad con sus compañeras y compañeros.

Ana Paoletti
Carlos Rodríguez
Diego Martínez
Tato Dondero