jueves, 21 de agosto de 2014

Acuerdo en Página/12


Crónica de una lucha y agradecimiento a los lectores.

La asamblea de Página/12, por unanimidad, aceptó el martes la oferta de aumento salarial presentada por la empresa, que mejora considerablemente la paritaria firmada por la conducción de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba) a espaldas de los trabajadores. El acuerdo implica adelantar a octubre la cuota del 7 por ciento que la Utpba había acordado para enero de 2015, considerar ese aumento no remunerativo para el cálculo del aguinaldo y equiparar con las mejoras del personal de planta a los redactores externos, mal llamados "colaboradores", que habían quedado relegados en la paritaria firmada por la Utpba.

El 18 de junio, cuando trascendió el pracuerdo paritario, la asamblea de trabajadores por medio de su Comisión Interna pidió a la empresa iniciar una negociación superadora. La respuesta de Página/12 consistió primero en simular desconocer el acuerdo firmado por la Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires (AEDBA), cámara que integra junto con Clarín, La Nación y Perfil, y luego en una negativa tajante a iniciar una negociación. Ante la intransigencia patronal, los trabajadores realizamos tres paros hasta el cierre, quites de firmas y una manifestación frente a laredacción, al tiempo que mantuvimos informados a los lectores desde comunicados y tapas del diario dedicadas al conflicto, que nunca apareció en sus páginas.

El 16 de julio, a 48 horas de un acto al que habían confirmado su participación dirigentes políticos, gremiales y personalidades de la cultura, nos enteramos que el Ministerio deTrabajo, a pedido de los dueños de Página/12, había dictado la conciliaciónobligatoria. El vocero patronal Carlos Prim ratificó en las primeras audiencias la negativa a mejorar el acuerdo, que implicaba cerrar 2014 con un aumento del 21 por ciento, y se negó a recibir un escrito de la Comisión Interna sobre el centenar de redactores externos sin derechos laborales, que los delegados no habían podido entregarle antes porque el apoderado de Página/12 faltó a las audiencias convocadas para tratar el tema.

Luego de tres semanas de conciliación forzosa, la empresa presentó una lisa y llana provocación: un aumento para quienes cobran sueldos de más de 15.000 pesos, el sector mejor pago del diario, que no alcanza al diez por ciento de la planta estable. Tres días antes de que concluyera el mes de “paz social” decretado por el ministro Carlos Tomada, Prim llevó por primera vez una oferta: dos sumas fijas no remunerativas de 500 pesos con los sueldos de noviembre y diciembre. La asamblea la rechazó por insuficiente, al tiempo que el Ministerio, concluida la conciliación, ordenó extenderla de facto. Pese a la notoria ilegalidad de esa resolución pero atentos al incipiente diálogo, trabajadores y Comisión Interna ratificamos el martes pasado (12/8) nuestra voluntad negociadora y pedimos que nos presentaran una oferta superadora antes del viernes.

Página/12, que durante siete semanas había asegurado no poder pagar un centavo más que lo acordado a oscuras con la burocracia de la Utpba, presentó finalmente una propuesta que, sin ser una panacea, mejora el acuerdo paritario y permite cobrar en octubre el aumento del 28 por ciento anual fijado originalmente para 2015. Esa cuota del 7 por ciento que se adelanta tres meses se calculará sobre los básicos y será no remunerativa, aunque se considerará para el cálculo del aguinaldo. Los mal llamados colaboradores, además de esas mejoras, recibirán un 6% en agosto y octubre (cuando sus compañeros de planta cobren sumas fijas) y dos puntos adicionales en la cuota de enero, en la cual habían quedados relegados por el acuerdo firmado por la Utpba.

Desde la Comisión Gremial Interna, en línea con lo resuelto por la asamblea, agradecemos a los centenares de compañeros delegados de prensa, dirigentes gremiales, legisladores, funcionarios, miembros de organismos de derechos humanos, dirigentes políticos, militantes de las causas más diversas, artistas, académicos y lectores del diario por las manifestaciones de apoyo y solidaridad recibidas en nuestra lucha por salarios dignos y contra la precarización laboral, lucha en la que acabamos de dar apenas un paso y que sin duda tendrá nuevos capítulos.

martes, 12 de agosto de 2014

Incipiente negociación y conciliación ilegal en Página/12

La asamblea de Página/12, por unanimidad, consideró hoy insuficiente la oferta de la empresa de pagar dos sumas fijas no remunerativas (en negro) de 500 pesos con los sueldos de noviembre y diciembre. La propuesta se produjo el último jueves, a siete semanas del pedido de iniciar una negociación superadora del peor acuerdo paritario del año (21% en 2014), firmado por la conducción de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba), y cuando restaban tres días para el final de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo a pedido de los dueños de Página/12. Concluida la asamblea, la Comisión Gremial Interna le comunicó la decisión a la empresa y ratificó su voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo acorde a la inflación y a la depreciación de los salarios en 2013/14.

Durante la audiencia de esta mañana, la última de una conciliación de cuatro semanas que fue acatada por los trabajadores y desperdiciada por la empresa (demoró 22 días en presentar una oferta), los delegados de Página/12 nos encontramos en el Ministerio con la propuesta de transformar la conciliación en voluntaria. En el entendimiento de que no es necesario recurrir a la cartera laboral cuando hay voluntad de negociar y de la evidente utilización de la medida por parte de la empresa para dilatar el inicio del diálogo, rechazamos esa alternativa. La respuesta del Ministerio, para nuestra sorpresa, fue la extensión de facto de la conciliación por otros diez días hábiles.

A pesar de la notoria ilegalidad de la decisión ministerial, ya que la ley 14.786 establece claramente que tras veinte días hábiles de conciliación obligatoria "podrán las partes recurrir a las medidas de acción directa que estimaren convenientes", desde la asamblea de Página/12 decidimos priorizar el incipiente diálogo iniciado el jueves pasado y apostar a su continuidad hasta alcanzar un acuerdo sensato. Es con ese espíritu que no votamos hoy ninguna medida de fuerza y solicitamos a los gerentes de la empresa que presenten una nueva oferta antes del viernes.

Página/12 pretende aplicar a sus redactoras, fotógrafos, correctoras, diagramadores, archivistas y demás trabajadores el acuerdo paritario más bajo del país, que firmó con la Utpba como parte de AEDBA, cámara que comparte con Clarín, La Nación y Perfil, entre otras patronales. Página/12 se niega sistemáticamente a tratar la situación irregular de más de un centenar de redactores externos, mal llamados “colaboradores”, a quienes no reconoce derechos laborales elementales (estabilidad, antigüedad, vacaciones, licencias), y ni siquiera se digna a transparentar los valores que paga por “colaboración”, pedido que no les cuesta un peso.

Desde la Comisión Gremial Interna, en línea con lo dispuesto por la asamblea de trabajadores, ratificamos nuestra vocación de diálogo pero también nuestra firme decisión de sostener los reclamos en todas las instancias necesarias hasta alcanzar soluciones razonables, acordes a los principios que el diario predica desde sus páginas.

Asamblea de trabajadores de Página/12.


miércoles, 6 de agosto de 2014

Provocación de los dueños de Página/12

A siete semanas del reclamo inicial de los trabajadores y a tres de la conciliación obligatoria que les obsequió el Ministerio de Trabajo, los representantes de los dueños de Página/12, que se habían comprometido a ofertar un aumento razonable, llevaron a la última audiencia una lisa y llana provocación: dos puntos más en enero de 2015 para quienes cobran sueldos mayores a 15.000 pesos, es decir menos del diez por ciento de la planta, los mejor pagos, que no por casualidad son quienes garantizan la salida del diario cada vez que la asamblea decide parar.

Página/12 pretende aplicar a sus redactoras, fotógrafos, correctoras, diagramadores, archivistas y demás trabajadores/as el peor acuerdo paritario del año, que acordó con la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) como parte de AEDBA, la cámara que comparte con Clarín, La Nación y Perfil, entre otras patronales.

Página/12 se niega sistemáticamente a tratar la situación irregular en la que trabaja más de un centenar de redactores externos, mal llamados “colaboradores”, a quienes no reconoce los derechos laborales más elementales (estabilidad, antigüedad, vacaciones, licencias). Ni siquiera se digna a transparentar los valores que paga por “colaboración”, pedido que en teoría no les cuesta un peso.

Página/12 recurrió al Ministerio luego de tres medidas que ni siquiera pusieron en peligro su salida a la calle, obtuvo en tiempo récord una asombrosa conciliación obligatoria y hasta ahora desaprovechó tres semanas de “paz social”, ya que recién al día 21ª hizo su primera “oferta”, que no fue sino una vil provocación. Para peor el día de esa audiencia, el martes, mandó un mensaje poco sutil al publicar una nota firmada por Carlos Tomada, viejo amigo de (los dueños de) la casa.

Quienes hacemos día a día Página/12, tal como decidimos a mano alzada y le hicimos saber al ministro Tomada, vamos a respetar la conciliación obligatoria, que concluye inexorablemente el próximo martes. Ese día, reunidos en asamblea, como es tradición entre los trabajadores de Página/12 desde hace 27 años, decidiremos en conjunto los próximos pasos de esta lucha, sobre la que mantendremos informados a los lectores.



Gracias Estela, gracias Abuelas

Foto Pablo Piovano.
Los trabajadores del diario Página/12, reunidos en Asamblea, queremos expresar nuestra alegría por este momento histórico, único, inolvidable, que está viviendo en cuerpo y alma Estela Carlotto, y que nosotros queremos compartir, compartimos, porque este nuevo logro de las Abuelas de Plaza de Mayo nos reconforta con la vida y con la esperanza.
Sabemos que no es el primer nieto y que no será el último, pero también sabemos que el encuentro con Guido tiene una importancia superlativa, para ustedes Abuelas pero también para nosotros, que desde el llano de la redacción y de cada lugar de trabajo levantamos la bandera de los Derechos Humanos desde hace más de 27 años.
Te hemos visto disfrutar, Estela, te hemos visto emocionarte por cada nieto recuperado, pero hoy estás espléndida, llena de alegría, tanta alegría que casi no hubo lugar --al menos en público-- para las lágrimas de emoción, esas que brotan, también, cuando la felicidad nos alcanza y nos eleva.
Queremos decirte que nosotros somos los que redactamos, diagramamos, fotografiamos, corregimos el diario todos los días. Somos los motoqueros, los que trabajamos en la administración, en la página web, en publicidad, en la recepción, en las tareas de limpieza, en mantenimiento, en cada una de las funciones que conforman un colectivo de trabajo. El diario es una tarea colectiva y colectivamente, en comunidad, estamos felices por vos y también por nosotros, porque esta alegría nos hace bien a todos y a todas.
La emoción que sentimos es enorme y te acompaña, como te hemos acompañado en el sentimiento todos estos años. Como hemos acompañado a todos los organismos de Derechos Humanos que con su lucha hicieron posible esta democracia, todavía imperfecta, que queremos ayudar a crecer y a consolidar en forma definitiva.
Que con Guido llegue a tus oídos y a tu corazón toda la música que desde Laura y los 30 mil desaparecidos nos sigue manteniendo vivos, fuertes y alegres.
Gracias Estela.
Gracias Abuelas. 

ASAMBLEA DE TRABAJADORES DEL DIARIO PAGINA/12.

domingo, 20 de julio de 2014

Las infusiones calientes de los hermanos Prim

(Crónica de la lucha por salarios dignos en Página /12)

Carlos y Jorge Prim
Los representantes de los dueños de Página/12 ratificaron en el Ministerio de Trabajo su negativa a mejorar el acuerdo paritario que firmaron con la conducción de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), que implica un aumento de 21% en 2014, el más bajo de todas las paritarias de la Argentina. En la primera audiencia de “conciliación obligatoria”, pedida por la empresa tras la difusión de una tapa diseñada por los trabajadores para informar sobre su situación, los voceros patronales Carlos Prim, Ricardo Badía y Carlos “Gandhi” González aseguraron que Editorial La Página SA no está en condiciones de mejorar esa cifra y se negaron a recibir un documento de la Comisión Gremial Interna(CGI) sobre la situación irregular de más de un centenar de redactores externos que no gozan de ningún derecho laboral. Los delegados, a quienes no acompañó ningún dirigente de la UTPBA, ratificaron su voluntad de diálogo y notificaron al Ministerio (ver texto) la decisión de la asamblea de no tomar medidas de fuerza hasta el 6 de agosto, cuando concluya la conciliación obligatoria.

“Denuncia huelga”, se titula el escrito que Carlos Prim, apoderado de Página/12, presentó ante el ministro Carlos Tomada. El hermano de vicepresidente de la empresa, Jorge Prim, acompañó la denuncia contra los trabajadores con comunicados difundidos desde el sitio trabajadoresdepagina12.blogspot.com.ar (sólo omitió aportar dos tapas hechas por los trabajadores) y con tres actas ante escribano para certificar medidas de fuerza que ya eran públicas.
 
En la primera, el 1º de julio, el gerente de personal Badía contó que dos delegados le informaron del paro resuelto por la asamblea e hizo constar que había “mucha gente sentada en los escritorios”. El gerente de producción Víctor Vigo agregó que presenció la asamblea, que hubo “cánticos y ruidos de manifestación” y que “los únicos que trabajan son jefes y encargados de secciones”. Un editor de la web declaró ante el escribano que el personal a su cargo no prestaba tareas desde las 19 y que el resto adhería al paro. Al día siguiente, durante una manifestación que fue noticia en Clarín, el mismo gerente dejó constancia de la existencia de “numerosas personas” (léase trabajadores), de ollas con “infusiones calientes” (léase mate cocido) y agregó que “las referidas personas estaban reunidas tomando dicha infusión con galletas y galletitas”. Badía, que por esos días se negaba a hablar con los delegados invocando que “el acuerdo no está homologado” (sic), apuntó que las “numerosas personas” cortaron el tránsito, quemaron gomas, hicieron sonar los bombos y repartieron volantes, mientras en la redacción sólo habían quedado “jefes de distintas áreas y algún que otro empleado que no se había plegado a la protesta”. El 10 de julio, en la tercera acta, el servicial Badía volvió a gastar plata en escribanos para certificar otro paro hasta el cierre que ya era noticia en el blog de los trabajadores y en las redes sociales.

A partir de la denuncia de Prim, quien soñó y denunció haber visto “tres tambores sobre los cuales se encendían cubiertas con kerosene”, el Ministerio dictó el martes la conciliación obligatoria para “contribuir a la paz social” (de los dueños del diario). A pesar de los escuálidos fundamentos de la medida y conscientes de la cercanía de Tomada con los dueños de Página/12, los trabajadores resolvieron a mano alzada acatar la conciliación y manifestaron públicamente su esperanza de que Badía, Gandhi & Cía., que llevaban cuatro semanas rechazando el diálogo, se dignaran a negociar ante la exhortación del Ministerio.

Pero la primera audiencia fue otro fiasco. Tras esperar durante una hora el milagro de la aparición de un dirigente de la UTPBA (donde aún figura como secretario adjunto el periodista Raúl Dellatorre, a quien sus compañeros le pidieron la renuncia dos meses atrás), Prim denunció un “estado de huelga sistemático” y aseguró que los trabajadores pretendían conseguir un aumento “a punta de bayoneta” (sic). Los delegados le recordaron que los trabajadores de Página/12 siguen sin cobrar el retroactivo de abril, que el acuerdo de la UTPBA es el más pobre del país, que llevan cuatro semanas pidiendo iniciar una negociación, y aprovecharon la oportunidad para presentarle a Prim el escrito sobre el centenar de redactores externos sin derechos laborales, que no habían podido entregar porque el apoderado de Página/12 faltó a las audiencias convocadas para tratar el tema. Prim se negó a recibir la denuncia, rechazo que quedó documentado en el acta. La funcionaria que actuó de mediadora le recordó a los representantes patronales que la conciliación no será eterna y aconsejó a las partes sentarse a negociar.